Tú no me mandas. Parte 6: Jefe encubierto.

Tú no me mandas. Parte 6: Jefe encubierto.

Cuando vemos que alguien que nos importa toma malas decisiones, podemos confrontarlo o esperar que alguien más lo haga. Muchas veces optamos por lo segundo, con el pretexto de ser amables, no querer interferir o esperar a que nos pidan nuestra opinión. Pero debemos preguntarnos: ¿realmente estamos siendo amables o estamos dejando que el miedo, la incomodidad o la indiferencia nos mande?

Tú no me mandas. Parte 5: ¿Qué hago con el miedo?

Tú no me mandas. Parte 5: ¿Qué hago con el miedo?

En ocasiones nos sentimos en medio de una tormenta guiada por el temor, ese sentimiento que aveces nos paraliza física y mentalmente, sin embargo Jesús tiene el poder de calmar esa tormenta en nuestra vida, y nos da la certeza de que Él está con nosotros y el poder de no temer.

Tú no me mandas. Parte 4: ¿Cómo manejar la ira?

Tú no me mandas. Parte 4: ¿Cómo manejar la ira?.

Cuando nos hacen una injusticia, cuando nos ofenden, cuando no nos cumplen una promesa, por supuesto que nos molesta.
La ira surge por algo que no estamos obteniendo; debemos asumir nuestra parte y entender que la manera en cómo reaccionamos, viene de adentro y nadie quiere que la ira lo domine.

Tú no me mandas. Parte 3: Controlando la envidia.

Tú no me mandas. Parte 3: Controlando la envidia.

Cuando enfocamos nuestra vida viendo lo que otros tienen o lo que otros logran nos perdemos de enfocarnos en lo que Dios nos ha dado a nosotros.
Debemos enfocarnos en nuestro carril y correr la carrera que Dios nos ha mandado a correr y no estar envidiando lo que otros tienen.

Tú no me mandas. Parte 2: Lidiando con la culpa.

Tú no me mandas. Parte 2: Lidiando con la culpa.

¿Te has sentido culpable alguna vez?
En este episodio estaremos hablando de “La culpa” y cómo nos afecta en nuestras relaciones y cómo nos hace sentirnos definidos por ella, pero sobre todo, qué es lo que Dios tiene que decir con respecto a este tema y estar listos para decir: “Culpa, tú no me Mandas”.

Tú no me mandas. Parte 1: Viene del corazón.

Tú no me mandas. Parte 1: Viene del corazón.

¿Alguna vez has tenido un mal jefe? ¿Un mal líder? Tristemente no somos mal liderados solo por otros, sino por nosotros mismos. Somos mal liderados por nuestras emociones, por eso que está en nuestro interior. A veces, honestamente, es lo que tenemos en nuestro interior lo que nos lidera de forma terrible.
¿Qué si comenzamos a decirle a esas emociones “Tú no me mandas”?